15 de febrero de 2016

Nostalgias nocturnas

Hoy redescubro mi futuro,
apenas entendía mis fracasos
las caídas de la vida aparecen
como flash-back violentos.

Nunca hubo inicios ni sueños,
solo intentos de castillos de arenas
destruidos por los tiempos inmemoriales.

Maldita suerte abandona a mi mar,
transportada en susurros de vil sueños
ilusiones conquistadas con complejidad
discreta matemática incontenible,
incomensurable, incomprensible.

Nunca nos contamos,
uno de los dos debe abandonar el teatro
las miradas se cruzan al dormir
y verte reflejada bajo la lluvia de primevera.

Esa lluvia que me recuerda tu esencia
gèlida, lejana y cercana a la vez;
cálidamente fría y generalizable particularidad.
Este es nuestro fin hipotético,
ya no habrán flores ni sonrisas complices
Publicar un comentario