3 de julio de 2011

Poema cuántico XVII. Extraños sucesos

Las voces resuenan en la catedral,
el sol enloquece entre tantas noches
iluminadas, descubiertas bajo las estrellas.

Los relojes se retiran a dormir
entre los recuerdos del pasado y
vivir el cáncer del olvido.

Las ventanas opacas proyectan las imágenes,
los ángeles caen sobre la marea roja
y todo es un nuevo cielo.
Nada llega a su punto;
partida prematura,
regresiones finitas vuelven a
las mentes diáfanas.

El cielo no es más profundo por su azul,
los ojos se esconden entre las miradas grises:
se eleva la nueva ciudad de hierro
como todos esperaban
no era el  progreso esa solución.

Lo siento por lo tarde de la noticia,
la monotonía vencía esta vez
como siempre, igual que ayer
entre las voces que resuenan
en la catedral de la humanidad.
Publicar un comentario