31 de julio de 2011

Desorientación humana mental

Las lucen resuenan y titilan
entre tanta niebla,
las sombras recobran su espacio vital,

depletado de energía.

Filas de personas sin mente,
recorren las alamedas;
sin identidad se fusionan,
no tienen donde ver el norte.

La lucidez cambió de hogar,
estamos cayendo en el orden
perdimos el caos,
estamos en el túnel sin salida.


Las notas agudas de un violín
avisa el reino de la medianoche,
el dolor se apodera de las caras,
el horror es un segundo blanco.
Publicar un comentario