27 de junio de 2011

Arqueotipo VII: Nostalgia filosófica

Dedicado a la estrella oriente que se alza
en medio de la tormenta y revive en mis mañanas. 
Me gusta encontrarme  con mis lágrimas
entre las paredes blancas
esos espacios bendecidos
por tu amada sombra.

Nunca es fácil es observar la vida,
con los lentes de la monotonía;
heridas frescas de peleas antiguas
sentimientos congelados por el sol de verano.

El perdón resuena entre las notas del piano,
porque todo es una retórica.
No hay coherencia en esta ausencia,
me pierdo en este espacio sin ti,
sin esas manías bellas,
sin esos segundos.

Me recojo en la soberanía de las lágrimas
en esta noche acompañado del reflejo de tu sombra.
Publicar un comentario