21 de febrero de 2011

Meditación (Sueños en una autopista sobre el camino rojo)

Dedicado a los que nunca me han entendido.
Nadie te ignora
con tanta velocidad,
te pierdo en soluciones parciales
desviaciones diáfanas.

Alto cielo, azul que me rodea
te observa desde la luz.
Recta y fija flor de invierno
cae suave en la delicada superficie.

Mi día comienza,
entre tantas dudas
te alzas serena como tus fotones
místicos que iluminan
el partenón de la memoria,
vuelvo a ti.

Toda velocidad,
te vuelves energía y cuanto
me pierdo en ti
no sé dónde termina
la infinidad musical.
Publicar un comentario