24 de abril de 2010

Poemas de amor y desamor viciadas.

Miradas tangenciales,
ideas que se esfuman
entre las neuronas inflamadas
de tantas hipótesis.

Estatuas de sal,
quieren dejarme sin tu sabor
sin saber la verdad de mí.

El tiempo nos divide
entre tantos pasados,
diamantes de talco
que vuelan sobre Marte.

¿Volverás a mi mundo seco de nuevo?,
o tendré que revivir en el aire viciado
en recuerdos de conserva,
quejas hambrientas de respuestas.
Publicar un comentario