24 de abril de 2010

Octavo poema cuántico - Diferenciales integradas

Millones de neutrones
me rodean en este vals,
no sientes la música del piano
o la lluvia que cae en Moscú.

Por qué me abandonaste ,
mi bella luz fotónica,
tan cuántica en naturaleza real.

Incertidumbre memórica,
pasado estériles de felicidad.
Jamás volveré a mi futuro,
sacrificaré por ti la existencia de Einstein.

No quiero derramar más relatividad,
quiero sentir tu último impacto
hadrónica chica de europio,
la locura de esto eres tú.

Sólo tú,
mi única delta diferencial,
energía y materia;
en una persona.
Publicar un comentario