3 de enero de 2010

Séptimo poema cuántico - Racconto

Me da miedo repasar los versos
del capitán,
la marea es muy traicionera
con el destino cruel que nubla mis caminos
en la oscuridad de la luna.

Charlotte quiere dormir,
los llantos de su hijo la acosan
¿Por qué tenía que ser ella...?
No tengo más fin que aceptar la realidad.

La humillación me mata,
ven a mí honor del Mío Cid
recorre con furias las estepas,
no me dejes caer en la muerte del cuchillo
oscuro como tus versos
malditos versos.

Ampárame en la quejumbrosa noche
en que arde la casa de Charlotte
con su cuerpo sin vida
por la gloriosa asfixia
y su hijo que gime
en el dolor de las lágrimas.
Publicar un comentario