20 de julio de 2009

Todas íban a ser como Carla

A carla que descansa en la profundidad de
versos escondidos en el baúl de abuelas de cristal.
Carla, jaula corporal de sueños,
estrella oscura del cielo
materia gris de los días...
Electros te rinde honores
entre tantas urgencias y
enredos cuasi-eróticos de médicos,
transformaciones espantosas
tras el cristal azul cínico.
Respiras nitrógeno,
bendito gas que te mantiene
volátil, sutil, femenina...
mentiras tuyas, inventadas.
Patuda vestida de blanco,
con copas de vino cualquier cosa
pasa sobre ti,
Carla te alabo desde el lecho de
enfermedades mentales y electroshock.
Publicar un comentario