10 de mayo de 2009

Cuarto poema cuánico - Cambios

No quería escribir así,
maldito el verso escrito.

Caótico desorden,
si te hubiera mandado
cajas de prosas,
pero el cerebro no da más
con tanto smog
entre neuronas.

Las palabras brotan
como disculpas falsas,
no hay más tiempo.

Aunque no lo creas
el vino de la vida
es comido por
agentes oxidantes...
envejece como siempre.

Bendito vinagre bebido
para morir entre
versos huérfano
de letras gloriosas.
Publicar un comentario