14 de diciembre de 2008

Viento Mistral.

Los amaneceres de la luna ahogan llantos
El desierto se vuelve profundo con cada grano
El reloj de arena tiene fe en tiempos infinitos.

La ventana mira esta noche
Implacable, sedienta de paz
Soberbia intenta ver su fisiología
Las ruinas de los árboles crecen
En imaginarias mentes nostálgicas.

Millones de papeles vuelan,
Datos sin ser dados
Bosque talado de recuerdos
Enviciantes fotografías en sepia
Cancerígenos amores rellenos
Hojas de diarios sin vidas.

Amanece, vorágine de luces
Me canse de ser viento,
Luna, noche, tierra, humano
No preguntes por qué
Escribo en ventanas del desierto.

Barcelona, España.
Publicar un comentario