6 de octubre de 2007

La isla del Sur

Corto con una navaja el cielo,
La diagonal de mis venas renacen para recordarme que soy
tristemente mortal ...
un pobre mortal,
que descubre su verdad
entre las espesuras de la selva de cemento.

Se acabó ,ya,
el ciclo
el eterno volver nihilista
superfluo,
acogedor:
de los mil modos de vivir
soslayado en los recuerdos de una isla desierta... bonita.
Publicar un comentario