27 de diciembre de 2006

Relatividad cuántica de un poema olvidado por dios

El temor
no es casualidad,
-no está-
es sólo la ilusión de uno
que no ve con valentía el ayer
que fue hoy,
un futuro...
simplemente
un ayer.

Que decae dentro de la negación
del amor
una existencia llena de
chocolates
regalos
tonteras
solo...
tonteras.

Que nos invaden
como una cobardía melancólica;
una mujer se acuerda en nuestra memoria olvidada.

Un pensamiento sale y va
cae, nace, muere y va;
lo leído ha muerto
y este poema
sufre del agonizante dolor
que es dulce, pero amargo
es hielo blanco como la sublimación del ser
en energía...

E=Mc2

No se equivoca;
no es el Big Bang literario de
una pasión cautiva
es big crunch de una pelota.

Una pelota que va y viene
SE FUE...
En las manos de un niño que llora y salta
de un perro gritón que lanza su ladrido al viento atómico
protones y neutrones los siguen
colisiones que van y siguen
Curie einstein en su salsa
Heissenberg con la incertidumbre de la certidumbre
Publicar un comentario